domingo, 24 de enero de 2010

Mi Donostia gafapasta

Sí, lo reconozco: Voy a la Fnac. Y además, como a cualquier gafasta que se precie, me gusta ir solo. Pero yo soy un espécimen raro, una suerte de gafaspata-perroflauta, porque desprecio la sociedad de consumo y, por lo tanto, no compro nada. Me dedico a hojear los libros, a ver los conciertos y presentaciones, y a escuchar discos de Jazz gratis. También pongo a mi hijo a leerse Mortadelos enteros cuando no voy solo. En compensación, a veces, me tomo un té en la cafetería. Y también compro regalos para otros.

video


video

video



video

Bueno, ahora ya no hay sala de lectura, han quitado las tres sillas que había, supondrán que la gente lee de gorra y luego no compra, como ocurre en algunos casos, pero los recalcitrantes buscamos el banco para los estantes altos y nos sentamos en él. El amplio ventanal a la calle aún no lo han tapiado...

2 comentarios:

  1. Pues sí, yo me pasaba horas leyendo libricos en la sala que había antes. Lo bueno dura poco.

    ResponderEliminar
  2. y no te dicen nada por la camara?

    ResponderEliminar