sábado, 20 de febrero de 2010

¡Felipe IV, quién te ha visto y quién te ve!

Los donostiarras que hayan estado tan sólo unos meses fuera se van a sorprender cuando pasen por aquí.
¡Cómo ha cambiado Felipe IV delante del Usandizaga!

Para los que no conocieran la zona, esto era un aparcamiento con una misera acera, dos bancos para que hiciesen litros los chavales, y un firme de gravilla. El entorno se podía calificar globalmente como "un mierdero".
Ahora es una zona deportiva y de esparcimiento con los equipamientos que podéis ver en las fotos. Y han mantenido lo único que de verdad merecía la pena: esos enormes pinos que se ven de fondo.


Este tipo de canchas está siendo instalado por toda la ciudad, y la verdad es que tienen un aspecto agradable y una funcionalidad bastante adecuada. Los balones se escapan mucho menos, con lo que se reduce el riesgo de partirle la jeta a algún viandante y el suelo tiene cesped artificial, con lo que las rodillas conservan su piel durante más tiempo .


Ya está empezando a haber algún stencil, moda que se va extendiendo por la ciudad, pero el conjunto todavía mantiene un notable aspecto "de nuevo".

Y como no podía ser de otra manera, en la tierra de la pelota, han colocado además unos mini-frontones.

Para que comprobéis lo tranquila que es esta zona, aquí tenéis un despreocupado pájaro hurgando en busca de insectos, a sólo un par de metros de la calle.

video

Me da la impresión de que es una hembra de Mirlo Común, pero si hay algún lector que domine la ornitología le rogaría que me ilustrase.

3 comentarios:

  1. Pues yo es que de pájaros sé lo indispensable (tienen alas, plumas y algunos vuelan)..: por lo demás, no sabía yo que algo que tuviera que ver con la monarquía pudiera cambiar para bien, como no fuera desapareciendo... Pero mire, al menos en materia de nomenclatura citadina, me equivocaba

    ResponderEliminar
  2. Me alegro por una parte (estaba desaprovechado) pero me fastidia por otra. Era un sitio cojonudo para aparcar. Espero que la gente lo aproveche más que la plaza del centenario, que sólo sirve para cortarle la cabeza a la buena de María Cristina.

    ResponderEliminar
  3. Diría que sí, que es una mirla en busca de bichillos. Con tu permiso me quedo un rato en tu blog, que aunque soy giputxi apenas conozco Donostia y estoy leyendo cositas interesantes.
    Saludos.

    ResponderEliminar